vídeos ópera

Loading...

domingo, 31 de octubre de 2010

POEMAS 3

      Es, pese a su juventud, similar a un caballero antiguo, de los que todavía creen en la moral y las tradiciones. Por eso me cae bien. Me gusta imaginarlo como un Kipling del siglo XXI, cómodamente sentado en su sillón del club londinense al que pertenece, mientras lee sin cesar los últimos cuentos de fantasmas de Henry James, entre las luces doradas y tenues que un crepúsculo silencioso lanza contra los caros muebles de caoba excelente. Pero no sospecha que, en la realidad fuera de este relato, su fantasma soy yo.
                           __________________________

Niña de doce años
miras láminas de Balthus
junto a la ventana clara.
Apenas tu carita vuelves
y en tus ojos rubios, sonrisa infantil,
se insinúa turbia
la imprecisa suciedad de la corrupción inminente.
                                        ___________________________

Tensa, épica, será la batalla.
Dolor en la pugna nos hará brillar
de sudor por la atracción
siempre negada.
                                        ____________________________

Nuestras carnes tú y yo queremos 
comernos para, huesos simples,
asimilados recíprocos tenernos.
Vampiros mutuos,
buscando el eterno placer,
nuestra destrucción hallamos, nuestra muerte.
                                         _____________________________

Gestos, palabras,
la realidad de los hechos,
de ti me apartan,
mi verdadero deseo.

Pero en tu fondo
de sueño algo me ayuda:
es Amor loco,
calor que en la noche sudas.
                                         ______________________________

(San Juan de la Cruz,Platón,Hegel, Spinoza, Borges)
Sueña el místico en un punto que las identidades condensa,
que todo contiene junto y distinto,
con la eternidad en un momento
que a sí mismo se sucede cada vez.
Gotas de polvo, inmensos imperios,
ciudades completas acristaladas,
bullicio de la Humanidad sin excepciones,.
música de todas las notas y palabras.
Y, al recordar, el místico comprende
que las formas moldean a los átomos,
que lo real es obra de arte de las ideas,
y éstas producen de la materia las simetrías.
Con ojos espirituales ve la masa del tiempo
que de cantidad no varía:
espiral única, cada vez vuelve a desenrollarse
                                        __________________________

No sabes de ti
y pretendes conocerme.
Me ignoro y creo
que te intuyo.
Ya tenemos las bases
para indiferencia, odio, amistad.
                                         ___________________________

Con guerras se alimenta
el moderno capitalismo.
Muerte para ganar materia.

En las fuentes de tu cuerpo,
materia que a la muerte engaña.
                                          ___________________________

Vetas de ternura
en el veneno que exhalas.
                                          ___________________________

Sabemos no sólo el fin
de este combate, la destrucción, sino que lo buscamos,
lo desencadenamos con lo mejor
de las cualidades íntimas que nos adornan.
                                           ___________________________
               
                              AUTORRETRATO DURO
                                                                    (inmadurez,egolatría)                                                                                                                     
Este Emilio-Manuel que veis
egoísta y perezoso en grado sumo,
devoto de Henry James y Proust,
de la austrohúngara literatura,
este tipo de poco fiar que diletante escribe versos
a clásicos imitando,
fanático del Real Madrid y los orgasmos,
sensible a los encantos femeninos,
partidario de lo antiguo, interesado en el mal
y la católica religión,
decadente tímido sentimental,
cree en un Paraíso de ciudades y bibliotecas
con dispuestas jóvenes hermosas [y aquella novia...][ y la cercanía constante de una amada suave]
y con sus padres, familia y amigos,
sin pesares, unidos en la eternidad.
                                      ________________________
Insensata insana aspiración
cantar melodías de carne
en los hangares abandonados de ciertos cuerpos.
Gritar columnas frías
que los susurros apenas escuchan
de aquellos escorpiones cuyas tenazas
pieles son para el espanto del tiempo.
                                      ________________________
Recuerdo una mujer elegante,
pintada hasta las pestañas,
que buscaba una idea
entre sus labios gruesos,
en los intersticios de sus finamente tallados dientes,
boca resplandeciente por las sufridas
humillaciones a causa del dinero vulgar:
mal pagadas felaciones.
                                       _______________________
El suelo del parque en que vivo
es un limpio espejo amplio.
Rosaledas y gatos brillantes refleja
y desoladas muchachas desnudas
sonámbulas, lentas, paseando.
Puede que vivan su vida verdadera
en ese mundo que les aprisiona
sus cuerpos en hielo plano.
Mi extrañeza un toque tiene mágico
al comprobar la ausencia de mi doble
que no nada en la ilusoria profundidad
de este subterráneo cielo claro.
                                         ______________________

Árbol de átomos
crece en mi cerviz,
estoque casi inmaterial,
impedimenta que potencia
la llegada segura de la muerte.
                                         ______________________

Metáforas sobre mi mente:
proxeneta ineficaz,
tímido íncubo,
gigantesca estatua de un yo
que no soy sino cuando me olvido.
                                         _______________________

Aquel hombre creía en la religión y la moral, o, al menos, quería creer lo suficiente con el resultado de que, en nuestro mundo moderno, era objeto de sonrisas y apenas ocultos sarcasmos con intención humillante, desprecios notorios que revelaban la incomodidad de su presencia sólidamente conservadora. Por una de esas humorísticas paradojas que siempre se dan y siempre nos sorprenden, su novia, además de espectacularmente guapa y deseable, era una psicoanalista freudiana avant la lettre. Sí, de las que creen en la erotización de la madre y la necesidad inconsciente de matar al padre (o al revés) y en la sexualidad inagotable de los bebés de pecho, sea ésta oral, anal o, como el Dios que no existe manda, genital. Corolario: era perfecta atea. Pueden imaginar las conjeturas a que nos entregábamos los que conocíamos a la pareja, para explicar tan extraño amor. Unos apostaban a que ella quería pervertirle, que él era sólo cobaya de un experimento psico-moral. Otros, a que la chica añoraba un sentido para su yo, una reprimida pero latente tendencia a un objetivo seguro y sereno, acaso más tradicional de lo que ella hubiera admitido, y que sólo en él pudo encontrar o satisfacer, o que buscaba un sustituto a la figura paterna, fallecida unos años antes, tesis que a mí siempre me han parecido demasiado obvias o fáciles, como chistes malos y repetidos en exceso. En fin, alguien aventuró que fue él quien la sedujo, al modo de esos católicos fervorosos que sienten una indefinida atracción por el mal, lo que creen pecado, o simplemente por la belleza adornada con la luz de una inteligencia en el fondo ingenua y buena. Quizá pretendía atraerla al mundo de la inmortalidad del alma. Pero la explicación más sencilla, según Ockham la más probable, pero también la más fantástica y, en cierta manera romántica (por tanto, mística, irracional), es que se enamoraron.
                                      ________________________                                                                                         

                   RECUERDO FUTURO DE UN PARAISO
                                                                        (Homenaje a Á. Mutis)

La seda de los palacios y la carne de las damas,
el tacto de las costumbres y la tranquilidad de las bibliotecas,
óperas que profundizan miradas misteriosas,
silencio acre de burdeles arcaizantes.
Tertulias largas en cafés de rojos mármoles,
ocurrencias salpicadas de chistes como sal,
besos como flores de simpatía.
Lentos paseos por bulevares de árboles y teatros,
un cielo fino y una lluvia gris,
y las chicas son el misterio y la belleza de un óleo veneciano
y las gentes susurran en recitativo moderado,
como estos versos han de ser leídos.
Europa de los dos últimos siglos.
Secretos de las vidas se encubren con irónico barniz
que a veces se rompe a fuerza de ternura, la cual
forma la médula sentimental ennoblecedora de deseos:
estas trampas amor se llaman,
y su dulzura es pareja con su crueldad.
Milagros, esperanzas anidan en las miradas jóvenes
que nunca dejan totalmente de serlo.
Moneda común, la dignidad y la nobleza,
de frente se mira y sólo es hipócrita la cortesía obligada.
¡Con qué elegancia giran los salones juveniles,
simpáticas parejas acariciadas por Rachmaninov!
¡Cómo se deleitan los sentidos y la mente!
                                                _______________________

Creo acariciar todavía
una espalda vibrante de luz,
beber la savia verde de unos ojos con más alma que forma
aun siendo ésta hermosa como las líneas
del cuerpo al que expresan.
                   ___________________

Propongo programa reaccionario.
Ansío la voluntaria ingenuidad,
el entusiasmo épico que al escepticismo combate,
el vigor y el arte de nuestros antepasados,
el ético discernimiento de los héroes.
La defensa de la Europa de Epicuro,
Cristo, Shakespeare y Platón,
con el arma de los silogismos y los dientes;
lucharemos como embozados en una bandera
de razón clásica, cultura y familia,
de cortés elegancia respetuosa,
hacerlo tan real como los sueños o la fuerza del amor.
                         _______________________

Densidad de las almas se mide
por huellas que imprimen en las vidas
que atardecen como soles exangües
cuya declinación crea su belleza más definitiva.
                         _______________________
Macizos robles en el fondo
de piscinas repletas
de aguas verdes y limosas.
Así las pasiones en los cuerpos
pintados de sangre, moral e ilusión.
                         ______________________
Igual que los sacerdotes
ateos del siglo dieciocho,
hablar del amor y la bondad
cuando en nada se cree.
                         ______________________
Perdido en la prosa densa proustiana
me gusta encontrarme.
Fluir de fuentes de sintaxis
donde amar a la incomprensible Albertine
y al barón de Charlus espiar
en sus depravaciones.
Palacios y prostíbulos
que con la sal de Sodoma
arden entre murmuraciones.
Estúpida burguesía sustituye
a encantadora aristocracia estúpida.
Admirando las analogías
del semijudío que quería a su mamá ,
sus comparaciones siempre nuevas y preciosas,
joyas y porcelanas de Dios dignas.
                        _______________________
Huecos entre las palabras
que la mecánica crea
del lenguaje repleto de límites.
Caos de conceptos, magma de murmullos,
laberinto, confusión, equívoco,
malentendido que a lo vivo mata.
                        _______________________
La poesía que escribir quisiera
hízola ya Octavio Paz.
Maldito mejicano maravilloso.
                        _______________________
                          MALLARMÉ.
Silencio
hermosos versos
inanidad sonora
                        _______________________         
                    
                  DIOS CONVERSA CON CRISTO

Hijo, eres yo,
yo soy tú
pero sin la condición humana.
En ti el encanto de la materia he comprobado,
el gozo terrestre de los alimentos,
la cotidiana alegría de los juegos pueriles.
En tu cuerpo conozco y reconozco
las maravillas de mi creación:
el placer del agua tras la sed,
el sueño que refresca los agotados músculos
y crea imágenes en las que me libero,
la tensión del sexo, estética y reproductiva,
el amor concreto por los hombres particulares,
las dudas que nacen al verme humano,
la tentación del mal, agujero
negro que ignoro salvo
en inversos reflejos de mi mente.
Vacío en las tripas que es la angustia,
frío temor, inmerso en un momento del tiempo,
ante el dolor, sufrimiento como clavo.
Y la única necesidad que siento:
sacrificarme         por los ingenuos errores cometidos.
                                                         (diciembre 2003, enero 2004)
                          ______________________
                              DIOS

Contienes, breviario de Platón, todas las ideas y formas,
los precisos desarrollos lógicos
de los pensamientos y las locuras,
éxtasis trémulos y actos abortados,
posibilidades no cumplidas, sueños borrosos.
En ti, el cerebro de Beethoven cada nota perfila,
el de Tolstoi continúa creando
mundos vastos de relaciones,
y el de Proust, infinitas, entrelazadas bellezas,
que en tu mente se mezclan
con las melodías de Mozart maravillosas.
Palabras y música que sólo tú sabes
y varías infinitamente combinándolas.
                                         (mayo 1997, enero 2004)

                             ________________________
                                                                
                                  EZRA POUND

¿Un extremista puede ser poeta?
¿O acaso debe ser algo diferente?
No, en la aristocrática distinción
de quien la usura niega y la cultura
de los usureros...
para extraer lo que llaman dignidad humana
de los ojos de los ancianos y los perros
entre tanta abominable materia y el terror que la Historia plasma,
en baile temporal de épocas,
mientras Ezra discute el progreso
cuyos camino y meta vulgaridad son,
que en un sistema obvio nos abandonan...

Tomar fragmentos de lenguajes otros
como números despojados de concreción,
de color temporal,
y son palabras son álgebra,
que no hacen daño sino en el lenguaje mismo
donde buceamos, buscando humanos restos,
pese a lo que otros desearían imponer.

Y así crear, crear en cada palabra,
nueva si la revelamos
en toda su potencia, como puro objeto,
esculpidos ríos de palabras
entre paisajes nunca vistos,
a través de significados insospechados,
como cada historia de amor o cada vida simple:
únicos, comunes, todo, nada.
Y detrás y delante y al lado,
entrecruzados laberintos
de las magníficas cosas humanas
que verbo crean y en verbo se pierden,
y el Espíritu temblando fluye
por medio de tempestuosas corrientes
(o calmas, lentas)
de lenguaje o símbolo.

Venecia, Lowell, Eliot, poesía china,
Italia, el Renacimiento,
Europa, vida, muerte, decadencia y alma...

Fascismo, provocar
a proletarios y progresistas,
que el juego hacen a la Historia sin saberlo.
O algo tal vez más profundo:
rebeldía soterrada que estalla,
exabrupto
                     del genio.
                                                                        (septiembre-octubre 1997, enero 2004)
                       ______________________
                           (El gatopardo, Lampedusa)

Condottiero a caballo de pura raza,
en un endecasílabo de Dante:
el populacho quiere acabar
con toda aristocracia, refinamiento,
tradición cortés y culta
de siglos transmitida por familias
que castas crearon de honor y prestancia,
vivas en la cuidada belleza de los vástagos.
(Elegancia aun en los crímenes,
stendhalianos nobles
cuya educación es sutilísima hipocresía).
Señores pulcros
que con seriedad no exenta de ironía
se saben los últimos de la estirpe.
                                            (II, III-2004)
                            _______________________

Proust dijo
(y dijo casi todo, y hermosamente)
que el poeta extrae
de la tiranía de la rima
sus mayores bellezas.
Así de los cuerpos de las chicas,
de sus húmedas chispas y luces,
obtengo mis placeres solitarios
y puede que alguno compartido.
                                                             
(VI-2003, III-2004)
                       ______________________

En cuanto poeta procuro
esconder mi personalidad,
Flaubert venido a menos,
entre versos no demasiado originales,
disfraces alquilados que suenan
y atontan en místicos soliloquios.
                                            (VI-2003, III-2004)
                          ________________________

Versos como vías
al mundo eterno.
                                              (III - 2004)
                          ________________________

Arte:
orden y control sobre lo informe,
fuego del caos en las estructuras.
Necesitamos veneno corrosivo
de unos sueños demasiado materiales,
el humor de un espejo irónico,
los deseos de rocosa realidad.
Pero todo purificado por la ficción estética,
el mármol fluido de las mejores mentes.
                                         (X-2001, III-2004)
                         _______________________
                                      
                                  RILKE
Noche de cuerpos abrasada,
símbolo de un fin que, asombro,
perdura como las montañas y las rosas;
muerte que es un cuenco
repleto de dones que no acaban.
Íntimo temblor de los seres,
vibración inesperada de una música
que órganos habita y células.
Bocetos, arquitecturas,
clavados en el sabor a infinito de los espíritus,
flotantes en el milagro de la música y la visión.
                                                            
(VII-2001, III-2004)
                         _______________________

Lenguaje que nos construye
como la piedra a la catedral.
¿Dónde la intención,
los planos del soberbio ingeniero?

                         _______________________
  

¿Cuánto dura el tiempo en los sueños?
¿Quién escribe los cromosomas
y cómo la materia sabe hacerlo y obedecer?
                                                              (III - 2004)
                                    ________________________
Espejito de auroras,
dime sin demora
quién es el niño más tonto del mundo,
el más triste y solo e inútil,
el que siempre añorará  su infancia y sus padres.
                                           
                               (III - 2004)
                                     _______________________
Sostén del mundo
que a duras penas a sí mismo
se soporta.
                                 (III - 2004)
                                      _______________________
Esta fe parece una llama,
esta llama es canto
que llamaremos amor,
monte y mito de la sobrehumana fe.
                                 (III - 2004)
                                     _______________________
Fuego de tu piel que quema mi materia
   - el pasado a cada momento
       en las tenues horas -
ahora en ti sólo el presente
de tus aguas que mi placer empapan,
    - el futuro no es ni ha sido,
         ya fijo en los besos del momento -
Tu alma resbala por el sutil canal de tu columna,
por esa espalda curva y suave de calidad cárnica,
camino o vaso comunicante que transporta tu espíritu
hacia el mío atónito.
                                                                     
(III - 2004)
                                     ______________________

Cómo se destilarán los peces
si el mar y los ríos nunca se apagan.
Cómo se secarán los soles
si los desiertos esconden humedad.
                                             (III-2004)
                                     ______________________
Algún insomne destino,
inmisericorde,
sabe sopesar ansias y renuncias
para fallar un justo
y algo cruel veredicto.
                                            (III-2004)
                                      _____________________
Antiquorum imitatio.
Emular a Homero,
Virgilio, Shakespeare,
Cervantes y Dante,
¿no es imposible objetivo hermoso?

Hermosa por imposible singladura
de la que ciertos frutos bellos quizá permanezcan.
                                                                               (III - 2004)
                                        _____________________

Cuando contemplo mi hamster,
de innumerables virutas rodeado,
y el sufrimiento que me gusta
causarle sin motivo,
(salvo mi propio placer malsano),
pienso en el amor
y en Proust
y me pregunto si seré tan perverso
sin a cambio tener tanto talento.
                                                            (marzo 2004)
                                    _________________________
                                       CANCIÓN DEL ÍNCUBO

Ya llego montado en el leve aceite de los vientos.
Triste, sólo me son dados
cuerpos que vacío de recuerdos
mas conservo perennes en su hermosura.

Ella verá pronto mis músculos verdosos,
horriblemente nítidos y suaves,
mi belleza demoníaca y decimonónica,
la crueldad o el conocimiento de mi mirada
que ha visto, tocado, las pesadillas reales
de Blake y el Dante,
más allá de mares rocas selvas.

Ya estoy frente a ella, semidesnudo
en su cama azul a la que llega dorado
resplandor que se filtra por las abiertas ojivas.
Su cuerpo, prerrafaelista, reluce
y se mueve con la morosa lentitud
de los sueños que la acunan.
En el pantano he lavado mis miembros,
refrescado mi lujuria: para ella quiero ser
ángel blanco, joven deseable.
El orgasmo me llama, placer solitario
que ellas sólo recuerdan
como un sueño atroz y placentero
que les trajo a una muerte incomprensible.

Sí, preciosa, ábreme las bocas de tu cuerpo.
                                                                          
(mayo 2002, marzo 2004)
                                     ________________________



                       (Budismo, Miguel de Molinos)

Trozo de diluida belleza.                                            

Objetos huecos, presencias ausentes,
signos vacíos, por nadie tallados.

Idea de la nada
que existe en su tensión
de querer autodestruirse.
                                                                 (V-VII de 2005)
                                __________________
Apariencia enroscada
en la materia,
pensamientos de aire compuestos,
deseos aferrados a la nada.
                                                                   (VI-VII de 2005)
                                __________________
                                                        
                    Dejó un cuadro, un puñal y un soneto.
         M. Machado: Oliveretto de Fermo (De su libro "Alma").
           Dionisos contra el Crucificado. Nietzsche.
 Condición necesaria para liberarse de la moral es la ausencia de hijos. Anónimo.

Vida artística e inmoral,
el placer del puro egoísmo aristocrático.
Apurar cada instante
como si fuera un crimen o un acto de amor.
El deber único
de cantar mientras se goza.
Y en la vejez incomprensible y acaso improbable,
en una villa paladiana cerca del mar,
leer tranquilamente De rerum natura.              
                                                                      
(VII de 2005)
                                  ___________________
        Homenaje a L.-F. Cèline, original escritor, mediocre y canalla inhumano, profeta y símbolo.

Formábamos la agradable velada
el coronel de la Wehrmacht Klaus von Kleist-Moltke,
(impresionante noble prusiano,
luterano y casto,
elegante junker de acerados ojos y atractivo cuerpo  
tenso y fibroso, flexible como pantera rubia),
el capitán de las SS Emil Schmidt,
(alfeñique individuo de rostro frío                     
y barriga cervecera.
Ateo y despiadado,
yo no podía dejar de mirar la calavera
sobre tibias cruzadas
en el negro cuello de su uniforme poluto),
la amante de éste, Katarina Schacht,
(una rubia delgada de aire hastiado,
con cierto aspecto de mujer fatal,
de haber sido cabaretera en el feliz
Berlín de los años 20,
en fin, antigua puta
elevada socialmente
por su amor a la jerarquía;
von Kleist la trataba, creo que con ironía soterrada,
de usted: fraulein Schacht),
y yo, voluntario español
de la gloriosa División Azul
(maldita sea mi estampa),
perdido en centroeuropa
sin haber podido regresar
a España con mis camaradas.

Allí estábamos los cuatro,
en un punto indeterminado entre Leipzig y Dresde,
aquella primavera de 1945
(“volverá a reir la primavera”),
haciendo un alto, un respiro,
en nuestra huida de las hordas rojas
que no vacilarían un segundo en asesinarnos.
Nos habíamos refugiado en una casita
abandonada y semidestruida, en medio del campo,
para pasar la noche.
Varias semanas escapando
de los rusos y puede que de nosotros mismos,
salvo Schmidt, que no tenía nada dentro,
y que sólo mostraba el instinto de los criminales por sobrevivir.
El coronel von Kleist profundamente avergonzado.
Katarina soñando con un futuro mejor,
la vuelta a su mundo de lujuria y ostentosas joyas.
Yo no pensaba en casi nada.
Los cuatro rodeados durante días y días
de tinieblas y llamaradas (incendios en el horizonte),
del vasto silencio de la destrucción.
Adiviné en Schmidt un rencor, un resentimiento
contra von Kleist, la envidia de los inferiores
hacia los espíritus de una nobleza innata.
Yo deseaba vagamente a Katarina.
Schmidt peroraba continuamente, un charlatán:
“¡Cuánta grandeza! Seremos destruidos,
pero hemos traído a Europa un fin del que nacerá algo nuevo.
¡Nuestro sacrificio no será en vano!”.
Von Kleist callaba.
A mí solamente me obsesionaba un verso leído tiempo atrás,
un verso de un poeta español,
andaluz, rojo y maricón:
la pura belleza tranquila de la nada.
Nos fuimos a dormir.

Dias después me separé de ellos.

No sin dificultades, logré regresar a España.

Al año siguiente, en Madrid,
por una de esas casualidades azarosas
que sólo se dan en las novelas,
me encontré con Katarina.
Se había refugiado en España,
un país fascista que no hacía muchas preguntas.
Tomamos algo en una cafetería soleada.
Charlamos largamente.
Me contó que un día,
después de que yo les dejara,
hubo una fuerte discusión política
entre el coronel y el capitán.
Schmidt descerrajó un disparo en la cabeza de von Kleist.
Aquello estuvo muy mal.
Posteriormente Schmidt abandonó a Katerina a su suerte.
Un tipo de cuidado, ese Schmidt.
Ella nunca supo el destino
de tan destacado miembro
de las SS.

Katarina había adquirido una imprevista elegancia.
La vi más seria, más madura, más profunda.
Su belleza delgada y austera le daba
una cierta apariencia de pureza.
Aquella noche en Madrid
hicimos el amor con una furia triste.
                                            (VII-2005)
                          
Post scriptum de VIII-2005: ¿influencia inconsciente de Mademoiselle Fifí de Guy de Maupassant?                                                                                                               
                                  _____________________
Saber un sinsentido
mientras se piensa lo impensable.         
                                                                        
(XII- 2004, IX- 2005)
                          ___________________________
El exceso de libertad conduce a la tiranía.
Hombres corrompidos por la moral...      

                   (aforismos)(X-2005)
                          __________________________      
                          HOMENAJE A G. CARNERO

Muy siglo XVIII  y muy moderno:
el presente no basta,
el mundo no basta.
Ni la realidad satisface
el deseo melancólico
que una visión demasiado hermosa
(surgida de un libro acaso)
recrea en el pasado inexistente.

El cadáver de la impar Isotta
ya no flota en las aguas
decadentes y doradas
de una Venecia fabricada con pinturas y palabras que nos llegan
a través de un tiempo cruel y lejanísimo,
Venecia que sólo exalta y dura en versos sólidos.

                              _______________________

El siglo XVIII :
frivolidad, placer, cultura,
ironía, cinismo, artificiosidad,
Marivaux y Beaumarchais,
Sade y Goethe,
Fragonard, Boucher, Watteau,
Hölderlin y Choderlos de Laclos,
rococó centroeuropeo,
Voltaire y Hume,
Y Kant y Bach y Haendel y Sterne y Locke y Rousseau y Lessing y Swift y Berkeley y Montesquieu, y Coleridge y Wordsworth adolescentes, y un joven Beethoven, y Blake y un niño que será Stendhal,
y las encantadoras primeras novelas góticas,
y el joven Napoleón y Saint-Just y Babeuf y Robespierre, y Fielding y Diderot, y Marat y el conde de Aranda, y Goya, y José II de Austria y Federico de Prusia, y Catalina de Rusia, y la guillotina,
y, sobre todos,
culminación de gozo y maravilla,
exaltación de divina pureza,
sobre todos, siempre,
Mozart, Mozart,
Mozart....
                                                                       
(8-II-2006)
                               ___________________

                                       
                              LLAMADME REACCIONARIO

Esta Europa en la que muchos de sus hijos,
los débiles, los resentidos,
corroídos por la culpa y el arrepentimiento,
ceden a las embestidas de los bárbaros.
Ceden o traicionan a todo lo que no pueden comprender ni amar,
felones a lo más hermoso y noble
de nuestros antepasados,
porque en el fondo odian la vida,
abjuran de la belleza
y de los altos placeres de nuestra civilización.
No saben que todo consiste
en, quietos y libres,
poder leer a Proust y escuchar un adagio de Bruckner,
y trabajar adaptando la materia y el tiempo
a nuestros instintos.
Pero los que se creen culpables
y sienten nuestra cultura como un peso ominoso,
se avienen a que todo sea destruido,
con placer masoquista,
arrasada la Europa libre que ellos ven
como un campo podrido de enfermos.
Anhelan su sustitución
por tiranos-sacerdotes de culturas extranjeras,
volver a un medievo sin arte,
purificación autodestructiva
como castigo al exceso de libertad:
no pueden soportar a los hombres limpios
de densas ideologías.

                                       (II-2006).
                           ________________

Cada hombre debiera ser libre de poder elegir sus propios prejuicios.



POEMAS ANTERIORES

      (Poemas incluidos en la plaquette “Emilio vs. Lucas”, septiembre de 2003):

Granito helado, duro iceberg
eres o me pareces.
Desdeñas mi bajo estro
seudorrenacentista de cuarta fila
(supones, con acierto, intención copulatoria).
Mas ni Laura ni Beatriz
te admitirían felices en sus fiestas,
ni los artistas siquiera en sus obras
menores sobre ti harían algo
(a no ser escatológico)
salvo yo, tonto del culo.

                                            ________________
En ti habita mi enemigo
que perturba la relación.
Adversario que en tu memoria crece
soy yo mismo, mi amor odioso.
                                   ________________

                                          Débil es tu carne
                                          cuando a la mía se enfrenta.
                                          Lástima de tu voluntad, de tu cerebro.

Adivino que a hurtadillas
de mí te ríes, malvada.
Tímido, torpe, me consideras,
sin el menor atractivo,
animalejo prescindible,
patético hombre inmaduro.
Pero ya veo el gemido
suplicante de tu cuerpo ansioso,
la negra nube seca de tu vagina,
la grasa inútil de tus muslos
y una vejez desolada sin recuerdos
que te invadirá como llaga.
                                            _______________
             (Poema incluido en el fanzine “50 poemas 50 poetas”, octubre de 2002):

De la niña tentadora el punzante amor
pleno en inocencia, pervertida en nuestro saber.
Así queda lo bueno del mundo,
ajado en las manos del hombre destructivo,
en la tibia y trémula decadencia
en que vivir aún creemos.
                                             __________________
           (Poemas incluidos en el fanzine “Volver a la literatura” de febrero de 2003):

LOGROÑO, 2003
(Sobre París, 1856 de Jorge Luis Borges)

La larga decadencia me acostumbra
a prever mi muerte, o mi vida
en los fulgores de un fluir que cae.
Vacilante y exiliado de mí
mismo como el judío Heine:
ya lejano del idioma que me nutrió,
cuando ni la Humanidad
siquiera es patria o reconocimiento:
estos versos pienso
no son músicas sino gorjeos
de enloquecido pájaro,
ave extraña que me posee.
Mi lenguaje sucumbirá
ante la ironía de la nada.
                                       ___________________

Quizá vuele algún día
sobre acantilados
blancos de aire.
Quizá el poder capte
del agua rodeada
de silencios espumosos.
Quizá se revelen
los seres como rocas,
la finalidad de la existencia firme:
inverosímil recordará
la suavidad de un cuerpo
amado entre la piel.
                                       ___________________


ÚLTIMAS REFLEXIONES DE MIGUEL DE MOLINOS EN EL CALABOZO ROMANO.

Si despojamos el mundo,
si lo limpiamos
de carne y almas,
de materia y luz,
de movimiento y deseo;
si el pecado y la gloria,
el bien y el mal,
el amor propio y los propios recuerdos,
las multitudes de conciencias,
el arrepentimiento y la culpa,
el tiempo y el espacio,
desaparecen, se aniquilan,
queda esa nada sola y quieta,
ese vacío
que llamamos Dios.
                                                                           (IV - 2006)
                           ________________


En los húmedos pantanos, en los bosques del sueño
se adivina la vida:
música dorada como los recuerdos de la infancia,
la materia que, implacable, permanece y dura,
mientras el ideal se confunde con el brumoso paisaje
del alma o de la Historia.

El odio melancólico, la impotencia del deseo
en alba y ocaso se entremezclan,
imperceptiblemente desapareciendo.
Sólo se perfila nítido el amor:
recuerdos de una piel suave como pétalo de agua,
espasmos que nos borran en un relámpago de placer,
en el abismo de esa mirada que ha de disolverse.

Y al final de una solidez deshecha por el tiempo,
el pelo sucio del polvo del pasado:       [el pelo sucio del pasado polvoriento]
infecta sabor amargo lo que aún queda de belleza,
no habrá estas palabras ni quien las oiga;
solos quedamos como morimos
nuestros huesos atravesando el viento del tiempo.

                                                                    (VI-1994, VI-2006)
                            ____________________
                
                             ARTE POÉTICA.

Sonido en el aire quieto y puro
que es con el que la materia canta
-como lágrimas resbalan entre dos olvidos.
Lo que ni vemos está a la vista
del poeta: lagunas de fuego,
ese infinito que se aprecia en las aldeas deshabitadas,
ese dulzor en los ojos que no ven sino luz.

El poeta sigue ahí,
brota de materia necesaria,
extasiado entre aire y sol,
agua y frío,
abrumado por el sonido,
suave ruido de terciopelo evocado por la memoria.
                                                             
                                                                    (VIII-1994, VI-2006)
                           __________________

En el sombrío centro del crepúsculo
un espasmo.
La muerte fulgura con inquietantes brillos
(amplio, sereno océano, pleno de negror).
Oscuridad se cierne sobre luz tardía.
                                   (1994-2006).
                       ______________________

En vano pretenden las altísimas cortinas
cerrar el paso a la luz que del horizonte llega.
Ligeramente vacío es todo, como beso hueco.
Claridad fue disuelta por suntuosa luz
real con exceso
(mente loca y anegada en su propia lógica).
                                                                         (1994-2006).
                       _____________________

Familiares faunas se pasean por los salones,
en mármoles y espejos se reflejan.
Absortos, extáticos, comprenden:
cataratas de caos suspendidas,
a punto de precipitarse
sobre nuestras ciudades más hermosas.
                                                                         (1994-2006).
                                    ____________________

Misteriosos como ella nos hace la muerte,
pero logra que nuestras vidas surjan.
De juventud y vejez en el umbral
un guiño al límite y otro, indeciso,
a la eternidad.
                                                                    (1994-2006).
                                    ____________________


Sumergido en la sábana de los sueños,
medio olvidado de mí en el sopor
de no existir, de no sentir dolor,
fantaseo como niño sin dueños

libre, inocente poeta infantil
de invenciones queridas y pueriles,
la cama convertida en tibia cápsula

                                (XI - 2006)
                         _____________

Deshechos en delicias lánguidas
mezclados en caricias lentas.

                         _____________

           RIMBAUD RECUERDA Y HACE BALANCE.

En mi totalmente digna juventud
mis dedos ardían de cuerpos,
mis ojos flotaban en las visiones
como en un agua dulce, profunda y clara.
El lenguaje se me hacía canto
de músicas demasiado terribles:
portavoz de metódica locura
en inacabables transfiguraciones
de una materia cuyas flores eran ideas nuevas.
El infierno me agradaba
pues todo no es sino él
y uno debe acostumbrarse a lo cotidiano
aunque se conserve un inatacable fondo de oro.

Lagrimeaban mis amigos
al reconocer mi destino poderoso,
vuelto al vacío tras tocar todas las joyas
con un afán vigilante
que en el fondo se sabe desencantado.

Conocí las sensaciones purísimas,
mis ojos contactaban con todo lo existente
apreciando el sabor de la ironía y del conocimiento.
Mientras, labré un arte de palabrería musical
como alquimista de venenosos hallazgos.


                        ______________
                                           
La forma de la ciudad se dibuja
en la sutil tensión que sus piedras sostiene
y en la música que sus vientos tocan
al pasear por los jardines quietos.
La ciudad vive con montañas
de piedra y bosque a sus espaldas;
cuelga al borde de un mar calmo y frío.
Calles escalan cuestas
bifurcadas en laberintos de múltiples plazuelas.
Pasadizos presionantes
por la excesiva cercanía de unas piedras
manchadas por oscuridad húmeda.
Y antiquísimos caserones y palacetes
encubren tumbas de linajes,
dinastías que se resisten a desaparecer:
encierran restos de doncellas, y de caballeros hastiados.

2 comentarios:

  1. Perdonad, sé que está muy mal editado, pero me llevará mucho tiempo corregirlo. Procuraré ir mejorando la presentación.

    ResponderEliminar