vídeos ópera

Loading...

jueves, 15 de mayo de 2014

Poema "COLLAGE"

COLLAGE

El estruendo mudo con que César Vallejo
expresó el delirio del sexo
(oh, odumodneurtse!)
y su hombre que termina por resucitar
gracias a la fuerza de los deseos humanos.
Los ángeles de Rilke,
escudos de gozo, polen divino,
espejos que vuelcan belleza y la reproducen
(belleza que no es sino el comienzo
de lo terrible)
,
en su propio rostro,
y también los ángeles nihilistas de Alberti,
que no comprenden nada,
esa nada estéril, objeto de canto
desesperado o sereno
para Cernuda, Celan o Valente.
(pero Cernuda vuelve a la herida quemante del deseo,
a la llamada de la belleza y del placer,
como Cavafis, por más que sea reclamo
que termina y se anega en la melancolía y la muerte:
me es dulce naufragar en ese mar, según Leopardi).
Y retomamos a Rilke, con su pantera:
pura existencia sin comprensión
aun en su estática conciencia intuida,
animal de milagros como el unicornio o el tigre
de Blake (¿qué potencia ideó
tus terribles simetrías?
)
tigre que conduce a Borges,
tigre que en su piel reproduce
un aleph o mapa cabalístico
del mero mundo.
Pero por encima de tantos símbolos o impotentes
palabras y signos
(como en un perfecto poema de Paz),
siempre la rosa,
la pura, encendida rosa de Rioja,
la rosa, compendio y suma
de lo frágil hermoso del mundo y de la vida,
el nombre de la rosa,
la rosa que tiembla en la lengua y la mente
de Blake, Yeats, Juan Ramón, Eliot o Gimferrer
(y de nuevo Rilke, inagotable:
delicia de ser
sueño de nadie bajo tantos párpados
).
Y las máscaras clásicas o modernas
de Pessoa el fingidor oculto
como si epitafios fueran misteriosos
de Edgar Lee Masters
(todo poema, un epitafio, así Eliot).
Y las palabras netas, precisas,
que en una inteligencia única parecen buscar algo,
habitantes mínimos de una música sutil
en las puntas de los dedos de Emily Dickinson.
Mas acaso siempre podamos regresar al amor
como la sola certeza provisional,
escrito está en mi alma vuestro gesto,
y vuestro mirar ardiente, honesto,
antes que el tiempo airado cubra de nieve

este desolado desierto
(Garcilaso en la batalla, muerte juvenil
en la estúpida guerra).
Polvo enamorado que ha de flotar
quevedescamente entre los despojos de la muerte
que su desconsuelo murmuran.
Y para acabar ya con todo
(fuese y no hubo nada,
esa nada persistente que vuelve, como vemos,
fantasma o pavoroso ángel)
un no sé qué que quedan balbuciendo,
las criaturas de Dios, amantes,
heridas por el delicado toque, la regalada llaga,
de ese Dios o nada de Molinos o Valente,
vacío que reconocer no quiere, en la noche oscura,
el príncipe de los poetas,
San Juan de la Cruz,
para quien Dios sí es algo, el intenso fuego
que mueve el cielo y las estrellas.



PAUL CELAN

T. S. ELIOT

EMILY DICKINSON

F. PESSOA

R. Mª RILKE

viernes, 25 de abril de 2014

Homenajes a Rilke y Emily Dickinson.

Sobre RILKE:

Habitante de un demasiado alto
mundo propio, personalmente ideal.
Entre rosas y ángeles
vives como la música de Orfeo,
canto o aroma de naranja
que se resiste a la disolución.

Cuenco de tierra
del que emanan lentamente
las líneas de las almas necesarias
en su duración:
prodigio de un artista hermético.



Sobre EMILY DICKINSON:

Palabras envueltas en mantos de silencio,
en cuyo ámbito nacen, en un instante:
estallan esplendorosamente,
ojivas melodiosas,
relieves que van formándose
entre los vacíos puntos del tiempo.

De la mente o página en blanco
germinan esas pocas palabras
intactas. Son un mármol limpio,
recién lavado y fresco como un niño.

Toda tú eres
búcaro blanco en la tiniebla.
Gota de carne que anhela miel,
a punto de caer
en la luz desde la luz.



EMILY DICKINSON



RAINER MARIA RILKE


Poemas "HOMENAJE A CELAN" y otros.

HOMENAJE A CELAN

Seminal semilla del semen
acércase con intención
a las capas de la vulva
que un vacío crean,
protegiéndolo.

Imagen que no se agota en sí misma
sino que aroma ofrece, y sabor.
Imagen de la unión:
semillavulva.
El fin de una intención que acaso
no cese nunca
jamás, siempre precipitándose.

¿Y todo en un silencio
casi en límite de no-ser?
Potencia implícita
implica posibilidad.

-----------------------------
Extraña disposición de versos locos,
barahúnda de decaídas armonías.
Difícil es aunar
sentido y sentimiento,
forma y fruto,
en un buscado nuevo orden
combinatorio de palabras previas.


--------------------------------------------
Rosa de lluvia en el fondo de un huracán.

Pistilos de una rosa de cristal
(aplastados en el centro de la tierra)
fulguran, laten.

---------------------------------------------------
Fácil es caer en el nihilismo que detesto
cuando con ánimo entristecido
ante el ordenador me siento, con deseo vago
de ciertas palabras enhebrar
en algo que pudiera considerarse poema.
Intento huir del aburrimiento, del fastidio,
engañarme a mí mismo con la ilusión de ser útil.
Debo tener cuidado para no caer,
repito, en ese nihilismo estéril
como satélite seco que sin sentido gira.
Prefiero soñar con una idea fuerte
meticulosamente creada en mi fantasía,
hasta en cada detalle, pequeñas gemas ideales,
brillantes y de colores sin mezcla.
O imaginar que paseo intemporal
por Italia, digamos, se me ocurre,
por una campiña toscana.
Y en medio de moscas y excesivo sol,
en el silencio del campo actual,
aislado desierto entre urbes,
tras pisar irregulares piedras y oxidadas,
cruzo el pórtico de una vieja iglesia
y con ojos que estallan ante imprevistos
color, significado y forma,
contemplo unos espléndidamente pintados
frescos de Piero della Francesca:
milagro concreto y material
de la fe y de la idea.



PAUL CELAN
Y cuatro pinturas de Piero della Francesca:






sábado, 12 de abril de 2014

Poema "MUÑECA"

Aparece en el líquido espejo
una quieta muñeca imposible:
sus abiertos ojos pavorosos
miran con negro fondo de hielo.

Poemas de EUGENIO MONTALE y CONSTANTINOS CAVAFIS.

Un poema del italiano EUGENIO MONTALE (1896-1981):

LA FORMA DEL MUNDO

Si el mundo tiene la estructura del lenguaje
y el lenguaje la forma de la mente,
la mente con sus plenos y vacíos
no es nada o casi y no puede calmarnos.

Así habló Papirio. Ya estaba oscuro
y llovía. Pongámonos a seguro,
dijo, y avivó el paso sin advertir
que el suyo era el lenguaje del delirio.

Y otro, del griego CONSTANTINOS CAVAFIS (1863-1933):

HE DADO AL ARTE

Me siento y medito. He dado al Arte
deseos, sensaciones, ciertos entrevistos
rostros o líneas, la insegura imagen
de amores incompletos. Dejad que a Él me entregue.
El Arte sabe dar forma a la Belleza,
con toque imperceptible completando la vida
combinando impresiones, combinando los días.

jueves, 27 de marzo de 2014

Poema "EN LA MUERTE DE LEOPOLDO MARÍA PANERO"

Blasfemia como un rezo,
besos, labios entrecruzados
boqueando en el hastío inagotable:
necesitan el escaso oxígeno disponible
entre tanto vómito y la repugnancia fecal
inherente a la materia.


Pues no hay forma humana de acceder
al jardín siempre prohibido,
al lujurioso jardín de la infancia perdida:
delicados parterres y fuentes
ebrios de sol:
¿dónde aquella juventud restallante en cuerpos
que huían de la aniquilación?

martes, 25 de marzo de 2014

Un poema de WILLIAM CARLOS WILLIAMS.

Un poema del norteamericano William Carlos Williams (1883-1963):

RETRATO DE UNA DAMA

Tus muslos son manzanos
cuyas flores tocan el cielo.
¿Qué cielo? El cielo
donde Watteau colgó la zapatilla
de una dama. Tus rodillas
son una brisa del sur -o
una ráfaga de nieve ¡Ah! ¿Qué
clase de hombre era Fragonard?
-como si eso aclarase
algo. Ah, sí -bajo
las rodillas, cuando el ritmo
languidece de ese modo, es
uno de esos blancos dias de verano;
la alta hierba de tus tobillos
aletea sobre la playa-
¿Qué playa?
la arena se pega a mis labios
¿qué playa?
Ah, pétalos tal vez. ¿Cómo
puedo saberlo?
¿Qué playa? ¿Qué playa?
Dije pétalos de un manzano.

Poemas de WALLACE STEVENS

Algunos poemas del norteamericano Wallace Stevens (1879-1955):

La noche tiene el color 
del brazo de una mujer:
noche, la mujer, 
oscura, 
fragante y dócil 
se oculta a sí misma. 
Un estanque brilla, 
como un brazalete 
agitado en un baile.

----------

TATUAJE 

La luz es como una araña. 

Se arrastra sobre el agua. 
Se arrastra sobre los filos de la nieve. 
Se arrastra bajo tus párpados 
y extiende ahí sus telarañas– 
Sus dos telarañas. 

Las telarañas de tus ojos 

están atadas 
a tu carne y a tus huesos 
como a las vigas o a la yerba. 

Hay filamentos de tus ojos 

en la superficie del agua 
y en las aristas de la nieve.

----------


Dos aforismos:


"La primavera es como una bella desvistiéndose".

"La poesía es un faisán que se esconde entre la maleza".

----------


Y algunos versos sueltos, fragmentarios:


La vida es un antiguo casino en un jardín.
Los picos de los cisnes se aplastan contra el suelo.

(...) 

y una gran decadencia se posa como el frío.

(...)

¿La función del poeta es tan sólo sonido,
más sutil que la más ornada profecía,
rellenando el oído? Le obliga a ejecutar
tantas repeticiones eternas, su aleación
de porciones de ébano y hebras de paraíso.
Lo lastra con amables lógicas para el pulcro.
Y es parte de nosotros al ser naturaleza.

(...)

Ahora bien, que las cosas den vueltas
y más vueltas, es algo que contiene
sonoridades ciertamente clásicas.

lunes, 17 de febrero de 2014

Poema "LA NOVIA DESNUDADA POR SUS SOLTEROS, INCLUSO" (Homenaje a Marcel Duchamp).

LA NOVIA DESNUDADA POR SUS SOLTEROS, INCLUSO (Homenaje a Marcel Duchamp, a su obra "El gran vidrio", 1915-1923).

La novia, anhelante, en la parte superior,
en su deseo sudoroso casi desnudada
por los solteros de la mitad inferior,
apelotonados hombres solitarios
que no llegan a tocar a la mujer;
mientras tanto, ellos agitan sus molinillos:
humo y polvo producen
que ligero sube, hacia la cápsula femenina:
viriles vapores que, como un órgano de piel
apenas inexistente, consiguen quitar
un poco de los ropajes que envuelven a la amada,
desvelando el inaccesible misterio
de los tres cuadrados blancos:
intuido hueco del placer y el sexo.
Sólo así es posible la comunicación
entre ambos mundos que se buscan y desean
con toda la fuerza de la materia, de la carne:
imperfectas y nunca plenas
aproximaciones biomecánicas.
Y tanto la novia como sus solteros,
son insectos o máquinas,
aplastados e inermes entre la luz impasible
del tiempo congelado en un vidrio
bidimensional, incluso.




"MARCEL Y YO" (Poema en prosa, homenaje a Juan Ramón Jiménez)

A Marcel, mi coneja.

Marcel es suave y peluda, tan blanda que está hecha de pelo, carne leve y dulce, y huesecillos frágiles. 
Le digo "¡Marcel!", y viene a mí, con sus ojillos como vivos minerales negros, a buscar mis caricias, el calor de mi mano (o quizá sólo a comprobar mi presencia, a asegurarse de mí, atestiguando nuestro vínculo). Se tiende a mi vera, confiada y satisfecha, mientras acomoda sus patitas y gime y ronronea, o como se denomine el ruido de placer que emiten los conejos, una música tenue y primigenia.
Marcel hunde su hocico en los colores duros de su comida, y en el oloroso heno, que le trae proustianas reminiscencias del campo, inscritas en sus genes, en el compartido pasado de su especie.
Tumbada a mi lado, mirándome con reconocimiento, le digo: "Marcel, ¿por qué comemos otra cosa que sol o fuego?.. los dioses no tuvieron más sustancia de la que tienes tú"... y Marcel continúa observándome, y creo que me entiende y hasta sonríe, con el punto de luz de estrellas en sus ojos puros... y estira y agacha la cabeza para que se la envuelva con mis dedos, con la carne caliente de mi mano... dios deseado y deseante... yo para ella y ella para mí.


Las frases en cursiva están tomadas de Juan Ramón Jiménez. Homenaje en los cien años de la publicación de "Platero y yo".

POEMA TRISTE... MICRORRELATO

Incesantemente me anegan
los implacables ríos de la memoria:
con aguas frías y turbias vienen,
atravesando oscuros bosques,
bosques de negros árboles
dolorosamente entrelazados,
bosques de fuego muerto y gris,
de una congelada humedad.
Y a lo lejos, intuidas, con un presentimiento
de deseo ansioso, tentación o reclamo
de tantas felicidades imposibles,
las brillantes ciudades desconocidas,
a lo lejos, con sus luces atractivas,
sus edificios casi eternos, imponentes,
que me esperan con sus gentes, libros y arte,
aunque acaso nunca pueda llegar,
impedido como estoy
por los crueles ríos de la memoria.


Era difícil amarla, ya que en su calidad de fantasma fluía en mis brazos, huidiza e inapresable. Pero sus ojos eran sólidos, de táctil presencia, suspendidos entre la bruma de su cuerpo cambiante. Y en esa mirada plateada, a veces, sólo a veces, me comunicaba su comprensión ante mi deseo, y entonces recogíase para concentrar al máximo su leve materia y se filtraba en mí, empapándome los poros, y fueron los escasos instantes en que conocí el sentido de palabras como éxtasis o gloria.

viernes, 24 de enero de 2014

Relato "AQUEL HOMBRE..."

     Aquel hombre creía en la religión y la moral, o, al menos, quería creer lo suficiente, con el resultado de que, en nuestro mundo moderno, era objeto de sonrisas y apenas ocultos sarcasmos con intención humillante, desprecios notorios que revelaban la incomodidad de su presencia sólidamente conservadora. Por una de esas humorísticas paradojas que siempre se dan y siempre nos sorprenden, su novia, además de espectacularmente guapa y deseable, era una psicoanalista freudiana avant la lettre. Sí, de las que creen en la erotización de la madre y la necesidad inconsciente de matar al padre (o al revés) y en la sexualidad inagotable de los bebés de pecho, sea ésta oral, anal o, como el Dios que no existe manda, genital. Corolario: era perfecta atea. Pueden imaginar las conjeturas a que nos entregábamos los que conocíamos a la pareja, para explicar tan extraño amor. Unos apostaban a que ella quería pervertirle, que él era sólo cobaya de un experimento psico-moral. Otros, a que la chica añoraba un sentido para su yo, una reprimida pero latente tendencia a un objetivo seguro y sereno, acaso más tradicional de lo que ella hubiera admitido, y que sólo en él pudo encontrar o satisfacer, o que buscaba un sustituto a la figura paterna, fallecida unos años antes, tesis que a mí siempre me han parecido demasiado obvias o fáciles, como chistes malos y repetidos en exceso. En fin, alguien aventuró que fue él quien la sedujo, al modo de esos católicos fervorosos que sienten una indefinida atracción por el mal, lo que creen pecado, o simplemente por la belleza adornada con la luz de una inteligencia en el fondo ingenua y buena. Quizá pretendía atraerla al mundo de la inmortalidad del alma. Aunque la explicación más sencilla, según Ockham la más probable, pero también la más fantástica y, en cierta manera romántica (por tanto, mística, irracional), es que se enamoraron.

(escrito antes de 2006)




"TRISTÁN E ISOLDA", DE R. WAGNER.

Vídeos sobre esta maravillosa ópera de amor y muerte, de noche y filtros, húmeda oscuridad repleta de pasión, en la que los amantes se funden y aniquilan en el éxtasis:

https://www.youtube.com/watch?v=c3l-g2wExpo

http://www.youtube.com/watch?v=7S-_R8RQr8E

http://www.youtube.com/watch?v=6OA6tDasa6s

https://www.youtube.com/watch?v=RMz3qkPbDcA

https://www.youtube.com/watch?v=hiSq7UxE3WI

https://www.youtube.com/watch?v=qlFVHp8wblE

http://blogemiliomanuel.blogspot.com.es/2011/03/birgit-nilsson-jon-vickers-love-duet.html

http://blogemiliomanuel.blogspot.com.es/2011/01/waltraud-meier-liebestod-tristan-und.html

http://blogemiliomanuel.blogspot.com.es/2011/01/wagner-tristan-und-isolde-prelude.html

RELATOS DE TERROR, UNA LISTA.

Si tuviera que confeccionar una antología personal de cuentos de terror, con sólo un relato por autor, podría ser ésta:
- J. Potocki: El endemoniado Pacheco.
- N. Hawthorne: El joven Goodman Brown.
- E. A. Poe: Ligeia.
- P. Merimee: La venus de Ille.
- T. Gautier: La muerta enamorada.
- J. Sheridan Le Fanu: Carmilla.
- G. A. Bécquer: El monte de las ánimas.
- Henry James: El rincón feliz.
- R. L. Stevenson: Olalla.
- B. Stoker: La casa del juez.
- A. Bierce: La muerte de Halpin Frayser.
- G. de Maupassant: El Horla.
- Villiers de l'Isle Adam: Vera.
- Fitz James O'Brien: ¿Qué es eso?
- H. G. Wells: El caso del difunto mister Elvesham.
- A. Tolstoi: La familia del vurdalak.
- N. Gogol: El viyi.
- F. Marryat: En las montañas del Hartz.
- A. Conan Doyle: El parásito.
- M. P. Shiel: La mansión de los ruidos (o "Vaila").
- R. Kipling: El rickshaw fantasma.
- P. A. de Alarcón: La mujer alta.
- M. Oliphant: La ventana de la biblioteca.
- Ch. P. Gilman: El empapelado amarillo.
- Vernon Lee: Marsias en Flandes.
- Edith Wharton: El día de difuntos.
- E. F. Benson: La habitación de la torre.
- H. H. Ewers: La araña.
- G. Meyrink: La visita de J. H. Obereit a las tempojuelas (o "Vivo").
- W. H. Hodgson: Una voz en la noche.
- R. W. Chambers: El signo amarillo.
- M. Sinclair: Donde su fuego nunca se apaga.
- A. Machen: El pueblo blanco.
- M. R. James: ¡Silba y acudiré!
- A. Blackwood: Descenso a Egipto.
- H. P. Lovecraft: El ser en el umbral.
- W. F. Harvey: La herramienta.
- R. E. Howard: Las palomas del infierno.
- F. B. Long: Los perros de Tíndalos.
- C. Ashton Smith: El final de la historia.
- J. Ramsey Campbell: La iglesia de High Street.
- S. King: Crouch End.
- J. Cortázar: Las babas del diablo.
- C. Fuentes: Aura.
- R. Bradbury: La tercera expedición.
- Clive Barker: Las pieles de los padres.

Véase, por ejemplo, la ya clásica "Antología de la literatura fantástica" preparada por Borges, Bioy Casares y Ocampo (1940; 2ª ed., aumentada, 1965):http://inabima.gob.do/descargas/biblioteca/Autores%20Extranjeros/B/Borges,%20Jorge%20Luis/Borges-Bioy-Ocampo%20-%20Antologia%20de%20la%20literatura%20fantastica.pdf

O la recientemente publicada "Antología universal del relato fantástico" (2013) de la editorial Atalanta:http://www.atalantaweb.com/libro.php?id=93
(se pueden ver el índice y el prólogo, de J. Siruela, hasta la página 75).
Véase el artículo en la Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Antolog%C3%ADa_universal_del_relato_fant%C3%A1stico

Asimismo, la no menos clásica edición de "Los mitos de Cthulhu" (1970), de R. Llopis:
http://es.scribd.com/doc/187350137/Los-Mitos-de-Cthulhu


martes, 14 de enero de 2014

PAUL CELAN

Paul Celan (1920-1970), uno de los más innovadores poetas del siglo XX. De origen rumano, escribió en su idioma natal, en francés y, sobre todo, en alemán. A partir de 1948 vivió preferentemente en Francia, donde se suicidó, arrojándose al Sena.
En principio, fue un poeta casi barroco, influido por las imágenes judaicas y bíblicas, y por el surrealismo, en largos versículos. Posteriormente, a partir de los años 50, fue evolucionando a versos muy cortos, a una palabra esencial y despojada. Se convirtió en el lírico del silencio, de la nada, del vacío (con gran influencia, por ejemplo, en José Ángel Valente). Celan además destaca por su lucha con el lenguaje, exprimiéndolo, retorciéndolo, con lo que alumbra neologismos, palabras nuevas, entremezclándolas, partiéndolas... fruto de la tensión creadora que excede, y exige más, al idioma.

Aquí, unos pocos poemas suyos:

MÚSICA DE NOCHE

Un agua humeante se precipita de las cavernas de los cielos;
tú sumerges en ella tu rostro, antes que la pestaña se vuele.

Pero queda en tu mirada un fuego azulado, yo me arranco mi vestidura:

entonces te alza la ola hasta mí en el espejo, tú deseas un blasón para ti...
Ah, era tu cabellera también mohocastaño, tan blanco también tu cuerpo,
los párpados de los ojos están rosamente tendidos como una carpa sobre el [país de la nieve:
yo no acampo allí mi corazón barbado, en primavera no florece el arbusto.
---------------------------
LOS AÑOS DE TI A MÍ

De nuevo se ondula tu cabello cuando lloro. Con el azul de tus ojos
cubres la mesa de nuestro amor, un lecho entre verano y otoño.
Bebemos lo criado por alguien que no era yo, ni tú, ni un tercero:
saboreamos algo vacío y último.
Nos vemos en los espejos del mar profundo y nos pasamos más deprisa las [viandas:
la noche es la noche, comienza con la mañana,
me tiende junto a ti.
----------------------------
También tu cabello vuela sobre el mar con el enebro dorado.
Con él se vuelve blanco, entonces lo tiño de azul-piedra:
el color de la ciudad donde al final fui arrastrado hacia el sur...
Con jarcias me amarraron y a cada una ataron una vela
y me escupieron con sus bozos brumosos y cantaron: «¡Oh, atraviesa la mar!».
Yo sin embargo pinté como una barca mis alas con púrpura
y con mi estertor me di brisa y antes que durmieran me hice a la mar.
Tus rizos, ahora, podía teñírtelos con rojo, pero los tiño azul-piedra:
¡Ay, ojos de la ciudad, donde caí y fui arrastrado hacia el sur!
Con el enebro dorado vuela también tu cabello sobre el mar.
----------------------------
CUANDO YACES EN EL LECHO 
de olvidado paño de bandera, 
con silabas negroazuladas, a la sombra de pestañas de nieve, 
viene, a través de chubascos 
de pensamientos, 
la grulla deslizándose, acerada -
tú te abres a ella. 
Su pico te toca la hora 
en cada boca - en cada una 
repica, con una soga rojo encendido, un milenio 
de silencio, 
plazo y no-plazo 
se amonedan mutuamente a muerte, 
los táleros, los centavos 
te llueven con dureza a través de los poros, 
en 
forma de segundos 
vuelas allí y condenas 
las puertas Ayer y Mañana -fosforescente, 
como dientes de eternidad, 
brota uno de tus pechos, brota también el 
otro, 
hacia las garras, bajo 
los envites-: tan denso, 
tan hondo 
esparcido 
es el astral 
semen de 
grulla.
--------------------------------
ESPASMOS, te quiero, salmos, 
las paredes sensibles hondas en el tú-abismo 
se regocijan, Pintada-de-semen, 
Eterna, deseternizada eres tú, 
eternizada, Ineterna, tú, 
¡ah!, 
en ti, en ti 
canto yo la incisión de la vara de hueso, 
Rojiroja, bien detrás del vello del pubis 
arpegiado, en las cavidades, 
fuera, en redor 
el infinito nequaquam-canon, 
tú me arrojas la nueve veces 
entrelazada, goteante 
corona de colmillos.
-------------------------------
CORONA

En mi mano el otoño come su hoja: somos amigos.
Extraemos el tiempo de las nueces y le enseñamos a caminar:
regresa el tiempo a la nuez.

En el espejo es domingo,
en el sueño se duerme,
la boca dice la verdad.

Mi ojo asciende al sexo de la amada:
nos miramos,
nos decimos palabras oscuras,
nos amamos como se aman amapola y memoria,
nos dormimos como el vino en los cuencos,
como el mar en el rayo sangriento de la luna.

Nos mantenemos abrazados en la ventana, nos ven desde la calle:
tiempo es de que se sepa,
tiempo es de que la piedra pueda florecer,
de que en la inquietud palpite un corazón.
Tiempo es de que sea tiempo.

Es tiempo.
----------------------------
MANDORLA

En la almendra -¿qué hay en la almendra?
La Nada.
La Nada está en la almendra.
Allí está, está.

En la Nada -¿quién está? El Rey.
Allí está el Rey, el Rey.
Allí está, está.

                 Bucle de judío, no llegarás al gris.

Y tu ojo -¿dónde está tu ojo? 
Tu ojo está frente a la almendra. 
Tu ojo frente a la Nada está.
Apoya al rey. 
Así está allí, está.

                 Bucle de hombre, no llegarás al gris.
                 Vacía almendra, azul real.
-----------------------------------

Las "Obras completas" de Celan, en la ya clásica traducción de J. L. Reina Palazón:
http://www.ecdotica.com/biblioteca/Celan,%20Paul%20-%20Obras%20Completas.pdf


Una pequeña antología:
http://amediavoz.com/celan.htm